Art
Fashion
Vision
Design
Architecture
january
february
march
april
may
june
july
augoust
september
october
november
december
2013

En estos paisajes se inspiró James Cameron para las islas flotantes de Pandora en la película Avatar

Merece la pena internarse en este monumento natural, que como la “Ciudad Encantada” de Cuenca, son obra de los agentes atmosféricos, sin intervención de la mano del hombre. Con toda la magia del cine se puede convertir un paisaje único, en un mundo de imágenes espectaculares que en la película Avatar son la base de un mundo imaginario, pero tomadas de un paisaje inspirador para un resultado impresionante.


En este bosque también hay vegetación natural que suaviza el duro y dramático paisaje

El cuidado y la alta protección del paisaje interior del “Bosque de Piedra” transforman algunas áreas en un verdadero jardín de vistas inesperadas por el dominio de la verde hierba y el trazado de paseos y árboles estratégicamente situados en un recorrido insólito, donde también se pueden encontrar zonas mas agrestes y otras mas cuidadas y refinadas aprovechando un lago natural sorprendente.


La paz de un lago rodeado de rocas, el color de las flores y el baile colectivo en un claro del bosque

Estas imágenes crean una atmósfera menos dramática y mas relajante que las presentadas hasta ahora y desde la que muestra una vista del lago natural con un entorno de rocas de formas realmente caprichosas y potentes, hasta las que descubren los arbustos floridos entre grupos de “agujas” de piedra y el baile, con músicos y todo, de un grupo de muchachas jóvenes locales, producen un verdadero alivio.


La luz puede producir efectos espectaculares en un entorno sobrecogedor y como de otro mundo

En todo paisaje la luz solar es el dominante de los efectos que modifican las imágenes que se nos van a gravar en el recuerdo, pero no podemos creer que las que nos muestran, el mismo motivo con el mismo ángulo, pero con otra luz sean tan diferentes y espectaculares. Un árbol que ha crecido en un lugar imposible y un pequeño mirador en lo alto de un risco, se unen a la barandilla donde los enamorados se comprometen a volver, con el rito de los candados.


En estas imágenes la piedra adquiere un protagonismo dominante y curioso como este perfil de un elefante

La impresionante roca junto al vacío, convertida en la inmejorable visión de un elefante. Las rocas que soportan en un equilibrio estático peligroso a otra roca frenada en su caída, desde la proporción del visitante, se convierten en una dramática sensación de inferioridad, que no se atenúa ni siquiera en la imagen de las rocas apretadas y casi compactas al borde del lago natural, que no es capaz de compensar el dominante pétreo del conjunto.


 
ArteDigest.com All Rights Registered 2013